jueves, julio 13, 2006

Un clip rojo, una casa, y las ideas felices

Hace algunos días Kyle MacDonald consiguió su propósito: cambiar un clip rojo por una casa de dos pisos y tres habitaciones en su Canadá natal. ¿Cómo lo consiguió? A base de trueques. Bajo la premisa “la basura de uno puede ser el tesoro de otro” publicó el 12 de junio del año pasado una nota en la página de anuncios de internet Craiglist, en la que explicaba su intención de conseguir una casa a base de intercambios, comenzado con un simple clip rojo. En total se contabilizaron 14 trueques, que incluyen un lapiz de madera en forma de pez, una barbacoa, un contrato para grabar un disco o una tarde con el cantante Alice Cooper. Supuestamente con cada intercambio subía el valor del objeto. Y digo “supuestamente” porque cambió la tarde con el cantante de rock por una bola de nieve con la imagen de Kiss, un acto aparentemente ilógico. Claro, carente de lógica para los que ignoraramos un trato que ya tenía hablado. El actor Corbin Bernsen, coleccionista de bolas de nieve, le propuso cambiarla por un papel en su primera película como director. Por último, el Ayuntamiento de Kuplin le hizo el último cambio por una casa en el pueblo que se apresuró en aceptar. Y así, en menos de un año, consiguió lo que muchos jovenes españoles quisieramos conseguir: una vivienda propia.

Son situaciones como ésta las que vuelven a Internet un sitio extravagante. Es probable que a la mayoría de nosotros no se nos ocurran nunca ideas de así, porque nuestra mente las descarta en el mismo momento en que las catalogamos como acciones descabelladas. ¿A quién le puede interesar una nimiedad como un clip rojo? En un primer momento parece que a nadie, pero pensandolo un poco más se puede encontrar un interés “indirecto”. La página del millón de píxels es un gran ejemplo.

Para el que no haya oído hablar del caso, me refiero a un proyecto ideado por un estudiante, que pensando en la manera de sufragarse la carrera universitaria, decició vender los pixeles de su página de internet. Vamos, una idea feliz. ¿A quién le puede interesar comprar unos cuántos cuadraditos de una imagen? Pues básicamente a cualquiera que desee publicidad por un saco. La originalidad de la idea produce un boom mediático de la página que le asegura una cantidad ingente de visitantes, que pueden ser clientes potenciales para cualquiera que tenga una empresa con un anuncio en la web. Así que en realidad se ignora el modo y se mantiene el fin: publicidad por dinero. Además de conseguir un nuevo millonario en el mundo.

Internet no es sólo una fuente inagotable de información; a veces se nos olvida que es una herramienta muy potente para llegar a mucha gente. En ocasiones sólo consiste en pararse a pensar qué podemos ofrecerle a millones de personas. Otras en eliminar prejuicios y estar seguro de que alguien puede querer lo que ofrecemos. Desgraciadamente, muchas veces el secreto está en parir ideas felices y saber aprovechar los 5 minutos de fama que nos pueda proporcionar. Y qué coño, lo principal es ser muy listo.


Más información en El Mundo, Cinco Dias,
Sitios Oficiales:
Kyle MacDonald en la Wikipedia, y en su blog oficial

La pagina del millon de pixels.
En España un asturiano de 28 años cambia un zapato por una casa. Por ahora ha conseguido un concierto de rap. Cambio zapato por vivienda


Menéame      Del.icio.us

martes, julio 11, 2006

Programar es como el sexo

Lo de que un programador era como una señorita de burdel ya lo sabía. Pero no había caído en la cuenta de que este simil es aun más grande;
"Programar es como el sexo
- Una vez empiezas, sólo podrás parar porque estás exhausto.
- Trae consigo una experiencia de alguien que en verdad aprecia lo que estás haciendo.
- Puedes hacerlo por dinero o por diversión.
- No es un tema apropiado para una conversación en la cena.
- A veces es divertido usar juguetes caros.
- No hay suficiente información del tema en colegios públicos.
- Si gastas más tiempo haciendolo que viendo la tele, la gente piensa que eres un bicho raro (freak)"
Todos los demás puntos en Programming is like sex (en Inglés)

Ya sólo falta un estudio, como en el sexo, que demuestre que programar mejora el cutis y nos pone de mejor humor (Personalmente los Runtime no me alegran en lo más mínimo, pero quién sabe si de aquí al final de la carrera le pillo el morbo...)

Menéame      Del.icio.us

lunes, julio 10, 2006

No estaba muerto....andaba de parranda

Después de una infinidad de tiempo sin actualizar (quizás no es tanto, pero en la gofiosfera seguro que es un mundo) volvemos para pedir perdón a los pocos lectores fieles que podamos tener (Mamá, Papá, ustedes no cuentan) por nuestro repentino mutis del blog. A modo de burda excusa podemos alegar que los exámenes nos han tenido un poco(bastante) liados, asi que paulatinamente volveremos con nuestros post baratos y superfluos, que a nosotros nos hacen tanta ilu, y que esperamos que a ustedes no les incomode leer. Willkommen, entonces.


"Pedrito empezó a bloguear a los seis meses"

(Visto en la revista Reader's Digest Selecciones, pag. 26, junio de 2006)

Menéame      Del.icio.us