lunes, abril 17, 2006

RSS: Qué son y para qué sirven

Supongamos un usuario Pepito con acceso a Internet.

Pepito era feliz. Después de pasar por la febril etapa de chateo y de conocer a esa Adelita17 de México a la que nunca vería, de sufrir en propias carnes horas y horas de contiua busquedas de trucos y soluciones para sus juegos de PlayStation y PC, se percató de que sus gustos habían cambiado. Ahora navegaba en busca de información no sólo de juegos, sino de cultura, sociedad, tecnología e incluso política. Además, no sólo le bastaban noticias objetivas, también deseaba conocer las opiniones de usuarios que como él estaban interesados en lo que estuviese leyendo en ese momento. Y fue así como poco a poco entró en un mundo llamado la blogosfera. Y vio que era feliz. Cientos, miles, millones de páginas, muchas con artículos afines a sus gustos. Podía contrastar una cifra, una fecha, un dato, para discernir entre denotación y connotación de los autores. Poco a poco fue consiguiendo más y más blogs leyéndolos con asiduidad. Sin embargo, era mucho el tiempo que le dedicaba a visitar una a una las diferentes bitácoras, por lo que la información comenzó a estancarse, y se vio desbordado. Sintió pánico.

Fue un día bonito y soleado (como en las melindrosas novelas románticas) cuando se percató que había un tema que se solía comentar en casi todas las páginas y al que él no le hacía caso porque no entendía: los lectores de RSS. En todos los blogs (Pepito no sabe si es una de las razones por las que se llama blog) existe un archivo generado automáticamente con la información más importante de cada artículo (Título, descripción y parte del mismo) y suele llamarse Feed o RSS. A veces corresponde a “Rich Site Summary” y otras a “Really Simple Syndication” pero pronto entendió que se trataba de una manera de leer el contenido de un blog sin necesidad de acceder a él, puesto que tenía todo lo necesario para entender el tema del artículo. También se percató que el RSS se actualizaba con cada publicación nueva en el blog. Feliz con su descubrimiento, sólo le faltaba la herramienta con qué leerlos. Fue así como comenzó a documentarse sobre Bloglines o Google Reader (hay gente que usa el Gestor de Correo también). Ya tenía una fórmula para informarse de sus intereses a la par que ahorraba tiempo. No siempre se publicaba en sus blogs favoritos sus temas predilectos, por lo que podía obviar las noticias que no considerara relevantes para centrar su atención en sus preferencias. Y si deseaba leer los comentarios de la noticia, bastaba sólo con seguir el enlace hacia la anotación original. Tenía el control. Y volvió a ser feliz. Fin.

Nota: Espero que se entienda cuál es el uso primordial de los archivos RSS. Para una definición mucho más seria y completa, pueden leer el magnífico artículo en Microsiervos: ¿Qué es RSS –y XML, RDF, Atom,...? el cuál me dio una cierta idea del tema. También se puede consultar la definición en la Wikipedia.

Cabe destacar que esa “syndication” (distribución) de la información es uno de los pilares fundamentales en los que se basa lo que llamamos Web 2.0. La descentralización del contenido, su separación del diseño (CSS) y la adopción de la folksonomía (archivar por medio de etiquetas) en lugar de la taxonomía (por medio de categorías) son aspectos que rigen actualmente los cánones de organización y que llevan hacia una web mucho más humana, y donde prima la velocidad de actualización, la facilidad de acceso a la información que buscamos y la adaptación al cambio. También puede ocurrir que dicha velocidad desemboque en una carrera donde la calidad de la información sea relegada por un intento de dar a conocer la noticia en primer lugar. Por cierto, dónde se lee Pepito se puede leer Juanjo. Eviten chistes fáciles, por favor.

Menéame      Del.icio.us

0 Comentarios

Publicar un comentario

Enlaza a este post:

Crear un enlace

<< Home